3 reglas de oro para tu marketing de contenidos

El marketing de contenidos consiste en ofrecer a nuestros clientes la información que quieren saber, aquello que puede ayudarles a cubrir una necesidad o resolver una duda. Se trata de alejarse del campo más puramente publicitario con el fin de ganar credibilidad y conseguir enganchar a tu público.

 

marketing-contenidos-TEXTO

 

Sin embargo, para llevar a cabo esta labor hay tres reglas de oro que siempre se deben tener en cuenta:

 

1. Piensa en tu audiencia

A la hora de crear los mensajes, es muy recomendable olvidarse de nuestros gustos personales y pensar qué contenido puede ser el más útil para dirigirme al sector de la población al que quiero llegar. Deja a un lado la autosatisfacción y no olvides que el objetivo de tu estrategia de marketing de contenidos debe ser entretener, informar y aportar valor.

Para saber cuáles son las tendencias que más éxito tienen siempre puedes apoyarte en las redes sociales. Es una buena herramienta “de escucha” que permite descubrir temas de actualidad y recoger muchas ideas. Estas plataformas, además, te servirán para difundir tu propio contenido y saber si has tenido éxito o no en virtud de la interacción que consigas.

 

2. Explota tus potencialidades

Analiza cuáles son los contenidos y formatos en los que puedes aportar más calidad a la hora de comunicar y céntrate en ellos. Es la única forma de diferenciarte de tu competencia. Dominar la situación te permitirá ocupar la posición de experto en un determinado sector, así como dar un impulso a la originalidad de tus mensajes.

Piensa: ¿qué se me da bien? Apuesta por ese punto fuerte, ya sea escribir, diseñar o realizar vídeos, por poner solo algunos ejemplos, y pon en ello toda tu atención. Conocer tus habilidades también conlleva reconocer las limitaciones. Cuando no sepas hacer algo, pide la ayuda de un profesional que te ayude a dar una nueva dimensión a tu contenido.

 

3. Comunica sin olvidar tus principios

Analiza cuáles son los valores que, como marca, quieres transmitir y no los olvides nunca. Ellos deben ser la piedra angular de tu Plan de Marketing de contenidos y Comunicación, pues conforman una base mucho más sólida que cualquier otro objetivo que puedes marcarte. Renunciar a tus principios, es decir, traicionar a la esencia de tu proyecto, te hará perder a lo clientes más fieles, aquellos que creyeron en él.

Además, poner por escrito este tipo de compromisos hace que mejore la imagen que la compañía proyecta al exterior. Serás más auténtico y transparente para tu público, y la empresa logrará así definir su camino de futuro. Los tiempos en los que lo único importante era vender, han pasado a mejor vida.

Estos son solo tres de los aspectos que hay que tener en cuenta en el marketing de contenidos, pero hay muchos más. ¿Cuál es tu regla de oro en este campo?

También puedes consultar nuestro artículo: ¿Qué beneficios da el branded content a tu empresa?

Redes Sociales:

  

  


Más comentados

Síguenos en Twitter