Cómo generar contenido de calidad en tu blog de empresa

Un blog se puede convertir en una tarjeta de presentación para cualquier empresa. Por este motivo, es importante proyectar una imagen profesional y cuidada, lo que se consigue con un contenido de calidadTextos bien redactados y originales son el complemento ideal a un diseño atractivo y llamativo, con varios recursos gráficos que faciliten la navegación.

 

contenido para tu blog- Bacaam

Contenido con una buena estructura

La calidad de las entradas es la mejor forma de diferenciarse en el océano de informaciones que componen internet. Un bloguero debe enfrentarse a tanta competencia realizando un buen trabajo y ofreciendo nuevos puntos de vista sobre temas que conoce en profundidad. Pero todo ello carece de sentido si no hay una estructura adecuada en la confección de los artículos:

 

  • Un título atractivo que invite a saber más.
  • Una introducción que sirva como planteamiento del tema.
  • El grueso del artículo, distribuido en oraciones y párrafos cortos. Es bueno utilizar negritas y guiones para desarrollar listas con los puntos más importantes.
  • Una conclusión a modo de cierre, acompañada de una llamada a la acción o pregunta que invite al lector a participar en el debate.
  • Una foto, vídeo o gráfico que aligere el peso visual del texto.

 

El trabajo no acaba una vez publicado el post, ya que hay que responder a los comentarios que puedan producirse e intensificar el debate, sin olvidar la difusión de la entrada a través de las redes sociales (Facebook, Twitter, Google+, etc.). También en esta fase es crucial seguir apostando por la calidad: una escritura correcta (sin faltas de ortografía) y total respeto por el internauta.

 

Blog interesante y con regularidad

 

En cualquier caso, el primer paso siempre es elegir el tema del que se va a escribir. Hay que buscar asuntos que estén de actualidad (es importante echar un vistazo a las redes sociales) y que, al mismo tiempo, sean originales. ¿Cómo se puede despertar el interés del lector? Escribiendo de aquello que realmente le interesa.

La dificultad se multiplica si tenemos en cuenta que un blog exige publicaciones periódicas. Dosifica tus ideas para generar contenido a un ritmo constante, un esfuerzo que tiene sus beneficios: fidelizar a tus lectores y conseguir que estos aumenten de forma progresiva y constante.

No hay que olvidar dar un último repaso al texto antes de publicarlo en el blog. Una vez escrito, déjalo reposar un tiempo y vuelve a leerlo con tranquilidad y atención. Es el momento de detectar faltas de ortografía, erratas y frases que hayan podido quedar poco claras.

No hay duda de que poner en marcha y mantener un blog de calidad requiere esfuerzo y constancia, pero los beneficios son muchos. ¿Y tú? ¿Qué haces para conseguir que tus artículos tengan el nivel de calidad que buscas?

Redes Sociales:

  

  


Más comentados

Síguenos en Twitter