A la última: el diseño web responsive

En un país donde los dispositivos móviles se han convertido en los nuevos mejores amigos del hombre y en donde los smartphones son los nuevos reyes a la hora de acceder a Internet, está claro que las empresas han también de actualizarse y adaptar sus sitios web para ser vistas sin complicaciones en cualquier formato.

Es más, los propios motores de búsqueda ya están penalizando aquellas webs que no hayan sabido adaptarse a formato multidispositivo. El pasado mes de abril, el gigante Google anunció que perjudicará en los resultados de búsqueda a aquellas webs que no sean “mobile-friendly”, favoreciendo en las posiciones del buscador a aquellas que sí se hayan adaptado para ser leídas en smartphones.

No cabe duda. Los últimos datos nos dicen que las búsquedas a través de dispositivos móviles representan más del 60% del volumen total de búsquedas. ¿No deberíamos tener nuestras webs adaptadas a móviles?

Sí, debemos. Por ello hablamos de diseño web responsive o adaptado. Gracias a esta técnica, cualquier sitio web puede ser redimensionado a cualquier ancho de pantalla de cualquier dispositivo y favorece la accesibilidad y la comodidad de los usuarios a la hora de navegar.

¿Qué ventajas trae consigo el diseño web responsive?

La principal ventaja del diseño responsive tiene que ver con el posicionamiento SEO. Tal y como hemos dicho con anterioridad, Google penaliza a las webs que no están adaptadas a móviles, frente a aquellas que sí lo están. Y no ser visible en Internet, por muy bueno que seas, es como no existir en el mercado… Mejorar la experiencia del usuario se ha convertido en una prioridad para los departamentos de marketing de las empresas y el diseño adaptable es una de las herramientas para conseguirla.

Además, a nivel práctico, ganarás en muchos aspectos: ahorrarás tiempo y dinero a la hora de realizar los desarrollos, soportes y mantenimiento; gestionarás de forma única tu sitio web evitando, por ejemplo, contenidos duplicados y aumentarás el ratio de conversión.

¿Cómo adapto mi web a dispositivos móviles?

Adaptar un sitio web lleva sus horitas de trabajo pero merece, y mucho, la pena hacerlo. Como introducción, podemos empezar por:

Instala una plantilla web responsive

Están creadas precisamente para que tus diseños se visualicen de manera correcta en todo tipo de dispositivo móvil.

Utilizar un software común para dispositivos móviles

No hace falta decir que debemos evitar, por ejemplo, herramientas como Flash, que no son compatibles con todos los sistemas operativos.

Cuidado con el tamaño de las fuentes

Se recomienda que al menos sean de 12 píxeles para evitar que se tenga que hacer zoom para poder leer el contenido de tu web.

Adapta tu diseño para evitar el scroll horizontal

Resulta bastante incómodo manejar un site desde el móvil teniendo que hacer scroll horizontal. Evita que el usuario tenga que ver varias pantallas para poder acceder a tu contenido.

Utiliza plugins:

Los pluggins son pequeñas aplicaciones que te ayudarán a mejorar las funcionalidades de tu web. Mejorarán, y mucho, la visualización de tus contenidos en cualquier tipo de pantalla.

Conclusión

Tener un diseño web responsive no es solo estar a la última, sino que mejora la experiencia de tu usuario y te ayudará a venderte más y mejor en la red. ¿Y tú? ¿Todavía no has adaptado tu web?

Leave a ReplyYour email is safe with us.

Redes Sociales:

  

  


Más comentados

Síguenos en Twitter