SXO, un paso más allá del SEO

Share on whatsapp
Share on email
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Si aún no estás familiarizado con este concepto, entra e infórmate de qué es el SXO y en qué consiste.
SXO en losnegocios

Todo evoluciona y el  marketing digital no es ninguna excepción. Si bien hasta ahora el SEO y el SEM han sido las herramientas más utilizadas por las empresas para tener más visibilidad en la red y ser vistas por un mayor número de navegantes. A día de hoy han de añadir a su lista de técnicas otro concepto: el SXO (Search Experience Optimization).

Pero, ¿qué es exactamente el SXO?

Uno de los objetivos que casi siempre se repiten dentro de cualquier estrategia de marketing digital es llegar al mayor número de clientes posible a través de los resultados de búsqueda. Y es cierto que, a más visibilidad, más probabilidad de ventas existe. Pero ni el posicionamiento SEO ni el posicionamiento SEM aseguran el aumento de conversión.

Es por eso por lo que el marketing ha ido evolucionando y cayendo. No sirve de mucho tener un buen contenido si no cumple con las expectativas de utilidad del usuario. Ha de ser de calidad, sí, pero a día de hoy ha de dar también respuestas a lo que los usuarios están buscando.

De ahí nace el SXO o Search Experience Optimization. Es entender la necesidad de centrarnos en el usuario y en sus necesidades como buscadores de información. No basta con gustar a Google. Tenemos que ir un poco más allá para conectar realmente con los clientes potenciales y darles lo que piden. Esta optimización, basada en la experiencia del internauta, nos ayudará a posicionarnos mejor. Y además cumpliremos en mayor medida con los objetivos fijados.

Pero ésto no resulta tarea fácil. Suele pasar cada vez que hay una gran competencia y queremos estar en los primeros puestos del ranking. No basta con cumplir con las reglas SEO. Debemos estudiar el comportamiento de nuestro target para comprender qué busca y qué no y cuáles son su necesidades concretas.

Hay que ponerse en su lugar. Pensar como su fueras uno de tus clientes objetivo, ser creativo y ofrecer contenidos segmentados en función de sus gustos e intereses. Debemos lograr ser su única fuente de información. Hay que dar con la respuesta a sus preguntas.

¿Cómo conseguirlo?

Comenzamos por optimizar un sitio web o un blog a través del SXO. Las encuestas y el análisis SEO de palabras clave son dos buenas fórmulas para comenzar a trabajar. Nos permiten saber qué es lo más interesante y buscado en la red y nos ayudan a dirigir nuestra estrategia de marketing.

Controlar el porcentaje de rebote. Tener en cuenta el tiempo medio de visita y la medición de objetivos son otras métricas a tener en cuenta en nuestro estudio. Son necesarias para recabar información adicional de nuestro público objetivo y generar mejores oportunidades de negocio.

En conclusión, podemos decir que el SXO es un paso más allá del SEO. Es una continuación de esta técnica. Una evolución dentro de las estrategias de marketing que deberíamos ir teniendo más en cuenta los profesionales en marketing digital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Buscas nuevas soluciones?

Si estás buscando soluciones de marketing digital para vender más, rellena nuestro formulario y muy pronto nos pondremos en contacto contigo.